miércoles, 20 de mayo de 2015

Charlota de fresas y vainilla


Desafío en la Cocina celebra su tercer aniversario y Rocío quiere ver la blogosfera de llena de charlotas coronadas por velas para que un día como hoy no pase desapercibido. Y la ocasión lo merece porque tres años de desafíos han dado para mucho. Aunque yo acabo de llegar, he sido espectadora muda desde el primer desafío, que fue lasaña, hasta el previo a mi entrada, el sarmale, y en todo este tiempo he descubierto platos de los que ni siquiera había oído hablar. Así que gracias a Carolina, Mabel, M.Luz, Rocío, Mila y Nina por buscar en los lugares más recónditos para traernos recetas desconocidas y no siempre tan lejanas. Aquí os dejo mi aportación para este día de celebración y que sean muchos más!

Ingredientes:
Para la bavaroise de vainilla:
- 200ml. de leche.
- 200ml. de nata para montar.
- 65grs. de azúcar.
- 3 yemas de huevo L.
- 3,5 hojas de gelatina.
- 1 vaina de vainilla.
Para el almíbar:
- 75grs. de agua.
- 75grs. de azúcar.
- 1 cucharadita de esencia de vainilla.
Además:
- 1 base de bizcocho (he aprovechado una plancha comprada que rondaba por mi congelador).
- Bizcochos de soletilla.
- Fresas.

Elaboración:
  • Para hacer el almíbar: colocar el agua, el azúcar y la esencia de vainilla en un cazo y llevar a ebullición, mantener a fuego suave hasta que espese y dejar enfriar totalmente.
  • Cortar la vaina de vainilla longitudinalmente, raspar las semillas con un cuchillo y mezclarlas con las yemas y el azúcar.
  • Calentar (sin hervir) la leche junto con la vaina, tapar y dejar reposar unos 15 minutos.
  • Poner a hidratar las hojas de gelatina en abundante agua fría.
  • Retirar la vaina de vainilla y añadir a la leche, sin dejar de mover con una varilla manual, la mezcla de huevos, azúcar y vainilla.
  • Poner a fuego medio y seguir removiendo hasta que la mezcla espese.
  • Verter la crema en un bol, añadirle las hojas de gelatina escurridas y mezclar hasta que estén totalmente integradas.
  • Colocar el bol sobre un recipiente más grande lleno de cubitos de hielo y remover hasta que se enfríe (alrededor de 20ºC).
  • Añadir la nata montada a la crema y mezclar suavemente hasta integrar.
  • Colocar la base de bizcocho en el fondo de un aro y empaparlo de almíbar.
  • Forrar la parte interna del aro con bizcochos de soletilla (un poco cortados en la base para que apoyen bien).
  • Colocar encima fresas laminadas y verter encima la crema.
  • Decorar con fresas laminadas y reservar en la nevera mínimo 4 horas.

Notas:
Podéis ver las propuestas de mis compañer@s pinchando aquí.





domingo, 10 de mayo de 2015

Bollo maimón


Este mes Reposteras por Europa nos propone aparcar las maletas y hacer un dulce típico de nuestra Comunidad Autónoma. Yo me quedo en casa y os traigo un bollo maimón, típico de Salamanca y habitual de las fiestas populares. Mis primeros recuerdos de este bollo están relacionados con celebraciones familiares, siempre acompañado de un buen chocolate caliente y, en alguna ocasión adornado con chantilly y fideos de colores. La forma tradicional de hacerlo es utilizando una olla exprés de las antiguas como molde, le colocamos en el centro un bote de conserva forrado para que tenga forma de corona y se cuece a fuego lento. A falta de ese tipo de olla, lo he horneado en el molde del Angel Food Cake, de esta manera se crea una costra dulce en la parte de arriba.

Ingredientes:
- 250grs. de almidón de trigo.
- 250grs. de azúcar glass.
- 6 huevos M.

Elaboración:
  • Precalentar el horno a 150ºC.
  • Separar las claras de las yemas.
  • Montar las claras a punto de nieve y añadir el azúcar poco a poco hasta conseguir un merengue.
  • Agregar las yemas una por una con cuidado de que no se bajen las claras.
  • Incorporar el almidón de trigo tamizado y mezclar hasta integrar con el resto de ingredientes.
  • Verter sobre un molde con forma de corona previamente engrasado.
  • Hornear durante 50-60 minutos.
  • Dejar enfriar y, si se hace en olla, espolvorear con azúcar glass.

Notas: 
También se puede hacer con almidón de maíz (maicena), pero la textura queda más fina con el de trigo.
Es muy importante desmoldar cuando esté totalmente frío porque se puede romper.